Apego Inseguro: Qué Es, Tipos Y Cómo Trabajarlo – Las 5 Pautas De J. Bowlby.

Existen dos tipos principales de apego: seguro y inseguro. El apego seguro se caracteriza por una relación positiva y saludable entre el niño y sus figuras de apego, mientras que el apego inseguro se caracteriza por una relación menos positiva y saludable. El apego inseguro puede ser dividido en tres subcategorías: evitativo, ambivalente y desorganizado. El apego evitativo se caracteriza por una tendencia a evitar el contacto físico y emocional con las figuras de apego, mientras que el apego ambivalente se caracteriza por una mezcla de dependencia y rechazo hacia las figuras de apego. Finalmente, el apego desorganizado se caracteriza por una falta de coherencia en la forma en que el niño responde a las figuras de apego. Aunque todos los niños experimentarán momentos de inseguridad en su vida, aquellos que tienen un apego inseguro pueden experimentar más dificultades en sus relaciones y en su bienestar general. Existen varias formas en que los padres y cuidadores pueden ayudar a los niños a trabajar a través de su inseguridad y desarrollar un apego seguro.

  1. Asegúrese de que su hijo sepa que usted siempre estará allí para él. Demuéstrele afecto y cariño de manera consistente, y asegúrese de que él sepa que puede confiar en usted.
  2. Ayude a su hijo a desarrollar una buena autoestima. Enséñele a amarse y respetarse a sí mismo, y a los demás.
  3. Fomente la independencia en su hijo. Enséñele a tomar decisiones por sí mismo y a ser responsable de sus acciones.
  4. Asegúrese de que su hijo tenga una buena relación con los demás. Encourage sus amistades y ayúdele a aprender a interactuar de manera positiva con los demás.
  5. Trabaje en su propia inseguridad. Si usted es inseguro, es probable que su hijo también lo sea. Aprenda a aceptar y amar a usted mismo, y enséñele a su hijo a hacer lo mismo.

TEORÍA DEL APEGO: Cómo creas vínculos | Tipos de apego – John Bowlby

JOHN BOWLBY – Teoría del Apego

¿Qué es el apego inseguro?

El apego inseguro es un tipo de relación de apego en la que el niño no se siente seguro ni protegido por sus padres o cuidadores. Esto puede ser debido a que los padres o cuidadores no son consistentes en sus respuestas al niño, no son sensibles a sus necesidades o no le brindan el apoyo adecuado. El apego inseguro puede conducir a problemas de socialización, comportamiento, y/o salud mental en el niño.

¿Cuáles son los tipos de apego inseguro?

Los tipos de apego inseguro incluyen el apego evitativo y el apego ansioso-ambivalente. En el apego evitativo, el individuo se muestra reacio a establecer lazos afectivos y evita el contacto físico y el compromiso emotivo. En el apego ansioso-ambivalente, el individuo muestra ansiedad y ambivalencia respecto a los demás. Se siente inseguro acerca de si será amado y aceptado, y puede ser excesivamente necesitado e intrusivo.

¿De qué manera podemos trabajar el apego inseguro?

El trabajo con el apego inseguro requiere un proceso de reflexión y autoconocimiento, en el que se trabajarán aspectos como la trust (confianza), la communication (comunicación), la intimacy (intimidad) y la commitment (compromiso).

¿Qué es lo que causará que un niño desarrolle un apego inseguro?

Factores que pueden causar un apego inseguro en los niños son la falta de cuidado y atención por parte de sus padres o cuidadores, así como el abuso, el abandono o la negligencia. También pueden influir el estrés o las experiencias traumáticas, como la muerte de un ser querido, un divorcio o un traslado. Otros factores que pueden contribuir son la prematuridad, la enfermedad o el retraso en el desarrollo.

¿Cómo afecta el apego inseguro la relación entre padres e hijos?

El apego inseguro es una forma de apego que se caracteriza por la falta de confianza y el miedo a la separación. Los niños con este tipo de apego tienden a ser más ansiosos y necesitan estar cerca de sus padres para sentirse seguros. Esto puede afectar negativamente la relación entre padres e hijos, ya que los niños pueden sentirse frustrados por la falta de independencia y los padres pueden sentirse agobiados por la necesidad constante de atención.

Conclusión

El apego seguro es una base segura y amorosa desde la cual explorar el mundo. El niño sabe que su figura de apego (generalmente la madre) estará ahí para cuando lo necesite, y esto le da confianza para explorar. El apego inseguro, por otro lado, es cuando el niño no tiene esa base segura. Puede ser debido a que la figura de apego es inconsistente, no está disponible o es rechazante. Esto puede hacer que el niño se sienta ansioso e inseguro, y puede llevar a comportamientos como el llanto, el agarrarse y la hipervigilancia. Existen dos tipos principales de apego inseguro: el apego evitativo y el apego ansioso-ambivalente. El apego evitativo se caracteriza por una evitación de la figura de apego, mientras que el apego ansioso-ambivalente se caracteriza por una ansiedad y una ambivalencia hacia la figura de apego. Ambos tipos de apego inseguro pueden ser trabajados usando las 5 pautas de J. Bowlby. Estas pautas incluyen el establecimiento de una relación segura, la sensibilidad, la respuesta, la continuidad y la capacidad de cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *