¿Cómo Hablar Con Los Hijos Rebeldes?

Padres e hijos tienen muchas cosas en común, pero a veces es difícil encontrar el terreno común. A medida que los niños crecen y comienzan a construir su propia identidad, pueden rebelarse contra sus padres y oponerse a todo lo que se les dice que hagan. Esto puede ser frustrante e inquietante para los padres, pero hay algunas formas de lidiar con esta situación.

La primera y más importante regla es no tomar las cosas personalmente. Aunque pueda ser difícil, recuerde que su hijo no está siendo rebelde porque le desee daño; está actuando así porque es una forma natural de experimentar su independencia y descubrir quién es realmente.

En lugar de centrarse en la rebelión, trate de buscar el lado positivo de las cosas. Mira a tu hijo como una persona capaz y resiliente que está aprendiendo a manejar sus propias emociones. Intente involucrarse en sus actividades y mostrar un interés genuino en lo que le gusta y le apasiona. Esto le ayudará a sentirse querido y respetado, y es más probable que se sienta motivado a cooperar contigo.

Finalmente, trate de mantener una mente abierta y recordar que los adolescentes son seres humanos complejos. No se pueden cambiar ni controlar, pero sí se pueden seguir educando y guiando hacia un futuro feliz y saludable.

  1. Permanecer calmado: En primer lugar, es importante permanecer lo más calmado posible. Si usted está tratando de hablar con un hijo que es rebelde, usted probablemente está enojado o frustrado. Sin embargo, si usted pierde el control de sus emociones, la conversación no va a ser productiva.
  2. Tomar un tiempo: A veces es mejor no tratar de abordar el problema en el momento en que surge. Si estás en medio de una discusión caliente, tomar un tiempo para que todos se calmen. Esto le dará la oportunidad de pensar en un enfoque más racional y de formular mejor sus argumentos.
  3. Escuchar activamente: Cuando estés listo para hablar con tu hijo, asegúrate de escuchar activamente. En otras palabras, no simplemente esperar a que termine de hablar para decir lo que tienes que decir. En cambio, trata de entender realmente lo que él o ella está diciendo. De esta manera, será más fácil llegar a un acuerdo.
  4. Establecer límites: Es importante que sus hijos sepan cuáles son los límites. Esto les ayudará a sentirse seguros y evitará que cometan actos rebeldes en primer lugar. Asegúrese de ser consistente con estos límites y no ceder si se los ponen a prueba.
  5. Ofrecer opciones: En lugar de dictar lo que quieres que hagan, ofréceles opciones. Por ejemplo, si quieres que vayan a la cama, permíteles escoger entre leer un libro o ver un programa de televisión. De esta manera se sentirán como si tuvieran control y será más probable que hagan lo que les pides.

Cómo hablar con tus hijos para impactarlos positivamente| Dr. César Lozano

Cómo mejorar la comunicación con tus hijos adolescentes. Patricia Ramírez, psicóloga

Conclusión

La relación entre padres e hijos es una de las más importantes en la vida de un niño. A veces, los hijos pueden ser rebeldes y difíciles de manejar. Es importante que los padres sean comprensivos y pacientes con sus hijos. También es importante que los padres hagan todo lo posible para mantener una buena relación con sus hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *