¿Cuándo Es Momento De Ir A Terapia?

Nadie es perfecto. Todos tenemos nuestros problemas y nuestras luchas. A veces, podemos lidiar con estos problemas por nosotros mismos. Otras veces, necesitamos ayuda. Es posible que estés considerando terapia si estás experimentando alguno de los siguientes síntomas:

Sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad o irritabilidad

Pensamientos recurrentes sobre la muerte o el suicidio

Dificultades para dormir o para permanecer dormido

Sentimientos de desesperanza

Dificultades para concentrarse o para tomar decisiones

Cambios significativos en el apetito o el peso

Falta de interés en actividades que antes disfrutaba

Pérdida de energía

Síntomas físicos que no tienen explicación médica, como dolores de cabeza o dolores musculares

Si estás experimentando alguno de estos síntomas, hable con su médico. Pueden recomendar terapia o pueden diagnosticar una condición médica subyacente.

  1. Identifica tus problemas o preocupaciones. Si sientes que hay algo en tu vida que no está funcionando o que está causando mucha ansiedad o tristeza, es posible que necesites ayuda de un terapeuta.
  2. Considera el costo. El costo de la terapia puede ser un factor importante a considerar, pero no dejes que esto te impida buscar ayuda si realmente la necesitas. Muchos seguros médicos cubren el costo de la terapia, y muchos terapeutas ofrecen descuentos a aquellos que no pueden pagar el costo completo.
  3. Busca un terapeuta con quien te sientas cómodo. Es importante que te sientas cómodo con tu terapeuta para que puedas hablar honestamente sobre tus problemas. Si no te sientes cómodo con tu primer terapeuta, no dudes en buscar a otro.
  4. Sé honesto. La terapia solo será efectiva si eres honesto acerca de tus problemas y lo que estás buscando de la misma. No trates de impresionar a tu terapeuta o hacerte ver mejor de lo que realmente eres.
  5. Toma tu tiempo. No esperes resultados inmediatos de la terapia. El proceso puede llevar algún tiempo, pero si persistes, puedes encontrar la ayuda que necesitas para mejorar tu vida.

¿Cuándo es el momento de ir a terapia psicológica?

10 PUNTOS PARA SABER SI NECESITO AYUDA PSICOLÓGICA

¿Sientes que estás atrapado en un círculo vicioso de pensamientos y comportamientos negativos?

Sí, a veces siento que estoy atrapado en un círculo vicioso de pensamientos y comportamientos negativos. Puede ser muy difícil de romper, pero sé que es posible. Tengo que trabajar duro para mantenerme centrado en las cosas positivas y buscar ayuda cuando me siento succionado por ese círculo oscuro.

¿Has intentado cambiar por tu cuenta pero no has logrado mejorar tus hábitos?

Si has estado tratando de cambiar tus hábitos por tu cuenta y no has tenido éxito, puede ser hora de buscar ayuda profesional. Es posible que te sientas abrumado por todo lo que necesitas hacer para mejorar tus hábitos, y un terapeuta puede ayudarte a ver el camino a seguir y darte el respaldo que necesitas para mantenerte en el camino correcto.

¿Te sientes abrumado por las responsabilidades y los problemas que enfrentas en tu vida?

Sí, me siento abrumado por las responsabilidades y los problemas que enfrento en mi vida. A veces pienso que no voy a poder superarlos, pero sé que tengo que seguir adelante. No puedo dejar que estos problemas me controlen, así que trato de afrontarlos de la mejor manera posible. Sé que no estoy solo en esto, y que hay otras personas que están pasando por lo mismo. Así que trato de mantener eso en mente cuando me siento abrumado y me ayuda a seguir adelante.

¿Sientes que no puedes controlar tus emociones y que están afectando tu bienestar general?

Siento que no puedo controlar mis emociones y que están afectando mi bienestar general. Estoy triste, enojado, frustrado y/o deprimido todo el tiempo. No me gusta cómo me siento y quiero cambiarlo, pero no se cómo. Siento que mi vida está fuera de control y me asusta.

¿Has tenido episodios de depresión o ansiedad que han afectado significativamente tu calidad de vida?

Si, he tenido episodios de depresión o ansiedad que han afectado significativamente mi calidad de vida. Algunas veces me siento triste o con miedo sin saber por qué. Estos sentimientos me impiden hacer las cosas que me gustan y me alejan de las personas que quiero. A veces pienso en el futuro y me preocupo por lo que va a pasar. Estos pensamientos me impiden disfrutar el presente.

Conclusión

La terapia psicológica es un proceso mediante el cual una persona busca mejorar su bienestar y resolver problemas psicológicos. Existen diferentes tipos de terapia, y el terapeuta que se elija debe basarse en la naturaleza del problema y las preferencias del paciente. Algunas personas deciden someterse a terapia porque están experimentando síntomas de ansiedad o depresión, o porque están pasando por un evento estresante o traumático. Otros buscan terapia para mejorar sus relaciones o para tratar otros problemas psicológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *